25 de enero de 2010

libros prestados

odio, odio, odio los libros prestados... lo siento... es superior a mi... nunca presto libros y odio que me los presten a mí... quizás porque necesito poseer los libros? podría ser eso... pero hay algo mas... es la lectura incómoda... intentando que no se note que hemos leido el libro, cuando es inevitable que se note... intentando devolver intacto algo que no llegó intacto a nosotros... que no... que no me gusta que me presten libros... que le voy a hacer?
y me cabreo sola... porque me siento como una niña en el colegio teniendo que leer las lecturas obligatorias... y aunque admito que de entre aquellas lecturas obligatorias encontré grandes libros que quizás me han hecho ser como soy... siempre odie la sensación de no escoger yo... ese libre albedrío al que se supone que tenemos derecho... y miro el montón de pendientes y l'espoir, los subterraneos, after dark y las palmeras salvajes me miran a mi y al libro que tengo entre las manos... un bestseller... y yo no leo bestsellers... ni autores vivos... y estoy leyendo un libro que no quiero leer cuando tengo otros cuatro esperando que si que quiero... y me cabreo sola... porque un día de estos me voy a tener que apuntar a clases de "gracias pero no"... pero de momento seguiré mezclando el dichoso bestseller con las odas de neruda... porque así se me hace menos pesado... porque con la poesía consigo volver a equilibrarlo todo...
y si... con treinta y una añitos debería ser capaz de reivindicarme a mi misma y a mis manías... pero solo puedo enfadarme y seguir leyendo... para devolver el libro rápido y poder seguir con mis cosas...
quin remei...

***

14 comentarios:

  1. A mi megusta que me los presten... Son trocitos de otras personas, de esas personas que te dejan aquello que les ha cutivado, emocionado, apasionado. Es cierto que la lectura no es tan cómoda como cuando somos nosotros los propietarios, no podemos doblar las esquinas, cuando lo llevas en el bolso estas pendiente de su estado... y un sin fin de cosas. Pero sí, a mi me gusta y de hecho el último en leer ha sido prestado.

    En manías... no hay nada escrito!!!

    ^__^

    ResponderEliminar
  2. visto así es bonito... pero es que la persona que me ha perstado este está empeñada en cambiar mis hábitos de lectura y a mi me gustan mis hábitos de lectura, y mis manías y esas cosas...
    y en serio que el libro es que no me dice nada... que ya llevo doscientas páginas y no... no es mi estilo...
    tienes razón! en manías no hay nada escrito!! y para gustos los colores...
    besos guapa!!!

    ResponderEliminar
  3. LDA está imposible, así que me vengo por la puerta de atrás.
    Me quedo intrigadísima por no saber qué libro es; ya sé que eres incapaz de defraudar a alguien, antes prefieres defraudarte a ti. Después te vienen las migrañas... ¿de la lucha interior?
    No me hagas caso, ya sabes que soy muy atrevida.
    Hoy ya no llego a CSI, estuve hablando un montón de tiempo por teléfono con mi hermano pequeño que está mosqueado con mi hermano mayor. Las cuñadas... cuánto interés tienen las malditas en armar líos y separarlos. Y las muy cabronas no tienen migrañas ni nada, hay que ver lo injusta que es la naturaleza, estoy convencida de que los malos siempre salen ganando.
    Mañana veremos si se puede entrar en las arenas; hoy no quería pasar sin darte las buenas noches, dulce niña. Besos y que descanses.

    ResponderEliminar
  4. a mí cuando me prestan un libro estoy deseando devolverlo, lo siento un intruso entre mis cosas... pero lo que más me agobia es no sea de mi gusto. he leído algunos sin gana, como tú, y otros los he dejado a medias. con la consiguiente culpabilidad cuando me han preguntado que me ha parecido...
    decididamente, prefiero comprarlos. saber que son míos desde el principio, y que soy la primera en leelos... de hecho, hace años que dejé de sacar de la biblio. me dolía demasiado tener que devolver algunos...
    como alguien puede prestarte un bestseller? jeje... que poco te conoce...
    que te sea leve y puedas volver a los que anhelas y te anhelan prontito...
    felices sueños...
    muchos besos guapísima!

    ResponderEliminar
  5. el título no lo digo por si es el libro favorito de alguien no herir susceptibilidades...
    no soy incapaz de defraudar... me gusté o no lo hago casi sin darme cuenta...
    la persona que me ha dejado el libro cree de verdad que yo debería cambiar... leer otras cosas... no ser como soy... y lo entiendo... pero de momento me gustan demasiado mis tonterías y mis manías como para perderlas... además tengo mis razones racionales para leer lo que leo... lo que pasa es que en general mis motivos me los suelo guardar...
    una vez al año me dejan un libro... rompo mis rútinas, lo leo y vuelvo a lo mío...
    pero si... parte mis migrañas me da a mi que son por eso...
    besos guapa!!!

    ResponderEliminar
  6. yo sin abrirlo ya sabía que no me iba a gustar... pero en fin... ya estoy a mitad y neruda ayuda... jejeje...
    pues es que ese alguien quiere que "deje de ser ridícula y haga el favor de leer lo que lee todo el mundo"
    argumentar es una perdida de tiempo... así que como le decía a kitti, una vez al año me dejo prestar... leo el libro, lo devuelvo y sigo a lo mío...
    admito que algunos de los libros prestados luego han resultado increibles, pero el de este año es que no veo por donde cogerlo...
    besos!!!

    ResponderEliminar
  7. Acabo de dejarte algo en las arenas. Pero tal y como están las cosas, no sé si lo recibirás o saldrá volando como los últimos comentarios de mi blog. Mañana me paso para ver.
    Te dejo los besos de buenas noches, princesa.

    ResponderEliminar
  8. ¿Sabes? A mi siempre se me ha hecho raro cuando he leido un libro prestado. También ha dependido mucho de quién me lo deje. Pero no tengo la serenidad al leerlo como la que se instala cuando el libro es mío. Es algo así como si estuviera desenado de acabar para devolverlo.Ni los olores, ni el tacto...nada es igual.Así que me enfurruño un poco cuando eso se da o simplemente no los tomo y me quedo con los míos.Me ha gustado este post. Es algo de lo que pocas veces se habla. Un abrazo pa ti y sin préstamos, guapetona

    ResponderEliminar
  9. como me gustan tus reflexiones en gris!!! y mira que no acordarme nunca de visitarte....

    que razón tienes, que inoportuno es que te presten un libro, por cabezonería de su dueño y que los que verdaderamente quieres leer tengan que esperar.....

    los únicos préstamos que no me ponen nerviosa son los de la biblioteca, el resto no me hacen sentir cómoda

    odio también prestar, con decirte que mis amigas llevan dos semanas pidiéndome libros (dos con las que tomo café todos los miércoles) y me hago la despistada para no dejárselos....
    sé que suena mezquino, pero no lo puedo remediar...

    besitos y prometo volver más a menudo

    lauri

    ResponderEliminar
  10. kitti, te contesté... luego me tengo que pasar por tu blog... que hace días que no voy...

    erato, me pasa lo mismo... por suerte ya he terminado de leerlo y ya lo he delvuelto... jejejeje... ahora ya estoy con los míos...

    lauri, es que parece que los demás sepan mejor que tú lo que tienes que hacer... a mi no paran de decirme que debería leer de todo... de todo? de todo es tan amplio que me pregunto si incluye también los libros que yo leo y ella no...
    ays!!! que estoy cansada de las clases de literatura...
    sobre dejar... admito que yo hago lo mismo que tú... me hago la loca mientras puedo... solo le presto a la abuela y a mi hermana los del club de lectura...
    no es mezquino... a mi me pasa lo mismo...

    besos a las tres!!!!!

    ResponderEliminar
  11. He prestado libros muchas veces a veces me lo los han devuleto otras nunca los vuelvo a ver, pero parece que no aprendo la lección y vuelvo a prestar.Besoss

    ResponderEliminar
  12. eso a mi me ha pasado demasiadas veces... siempre acabo recomprandome los libros que presté y no me devolvieron...
    y sé quien tiene cada libro que he perdido...
    yo de momento intentó no prestar...
    besos guapa!!!

    ResponderEliminar
  13. tengo uno prestado que está dando mucho por... no debí aceptarlo... me pillaron en un momento de debilidad... no supe decir que no.

    muchos besos cielete!!

    ResponderEliminar
  14. naná a puck4/2/10 4:38 p. m.

    es lo que tienen los libros prestados, y nosotras que no sabemos decir que no...
    a ver si aprendemos... jejeje...
    besos guapa!!!

    ResponderEliminar