14 de junio de 2009

invisible

no es tan difícil, pasa de vez en cuando, te vuelves invisible y los demás pueden ver a través de ti... porque no estás donde querrías estar, porque durante un rato eres totalmente consciente de que no existe ese lugar donde podrías encajar y te diluyes entre el ruido del bar... solo escuchas un leve murmullo en las conversaciones de los demás...
te quedas sin voz cuando comprendes que no tienes nada que decir, y que si lo dijeras daría igual, a nadie le interesaría escuchar tu voz... transparente y traslucida, la luz artificial pasa através de tus manos y solo te devuelven un poco de consistencia las miradas de otras mesas...
pensé en bellas artes, en las botellas de litro de cerveza que se servían a la hora del almuerzo, va a ser verdad que mi facultad no era muy normal, cuando al parecer es un gesto tan exótico...
pensé en llamar a mi hermana antes de volver a casa para que me devolviera mi forma, no fuera a perderla respirando en sueños y desapareciera del todo...
los versos de la plath me susurraron que si miraba la luna sabría que no es noche ésta...
pickwick y sus papeles póstumos... eliot y sus cuartetos... buenas noches, dulces sueños... y esa certeza que ahora sé que podría convertirse en profecía autocumplida...
-nadie va a decirte lo que quieres escuchar...
en la soledad del domingo tecleo con la sensación de intentar no volverme invisible del todo... gritando en cada letra que sigo aquí, aunque nadie me vea... tonterías... teclear novelas enteras no evitará que desaparezca...
la sensación de vida y muerte inevitable del vivir adrede se me ha enredado en el pelo... con esa dulzura de benedetti para susurrar que todos moriremos...
por suerte hay sol en la ventana de la cocina... reconfortante silencio de las mañanas de los domingos...

***

7 comentarios:

  1. qué emoción verte aquí de nuevo!!!
    tu post es precioso y me deja pensando porque yo también me he sentido así alguna vez. de hecho hay lugares en los que me sigo sintiendo invisible...
    esa sensación de pez fuera del agua me es demasiado familiar, aunque como todo se va asumiendo con el tiempo yo cada vez me siento menos incómoda en ese papel.
    muchas veces es mejor no decir nada... para qué? sí, te sientes más etérea todavía, pero también más coherente.
    creo que la única fórmula para no volvernos invisibles es que haya alguien para quien no lo seamos. por eso tú nunca podrás volverte invisible aunque quieras. sé que me estás entendiendo...
    muchos besos cielo! me siento en mi casa de nuevo, es genial.

    ResponderEliminar
  2. kitti a patricia y a naná15/6/09 12:44 a. m.

    Buenas noches, dulces sueños a las dos.
    Y besos

    ResponderEliminar
  3. patri, precisamente por tu teoría casi desaparecí el sábado... porque si tendría que vernos no nos ve es cuando empieza la invisivilidad...
    te entiendo... pero fue una noche que es mejor olvidar...

    kitti, que tengas un lunes maravilloso...

    besos a las dos!!

    ResponderEliminar
  4. siento que quien tendría que haberte visto no te viera el sábado... no verte a ti es imperdonable. pero el mundo está lleno de ciegos, y la noche más. por si te sirve de consuelo, te repito que para mí nunca serás invisible.
    buenos días y feliz lunes, kittiña...
    muchos a las dos!

    ResponderEliminar
  5. cielo, fue una noche extraña, nada mas... es lo que tiene salir con los amigos de tus amigas... que tus amigas cambian y te pillan con el paso cambiado...
    es normal volverse invisible, y mas en un bar lleno de ruido...
    muchos besos

    ResponderEliminar
  6. ¿Porqué sabes como estoy en este momento? ¿porqué le pones palabras a mis propios sentimientos? es un hilo que nos ata?

    Un beso,

    Violette

    ResponderEliminar
  7. no lo sé... pero cuando leí tu mail pensé en este post... en que había sentido exactamente lo mismo...
    es un hilo que nos ata... eso es poco pero seguro.
    muchos besos guapa!!

    ResponderEliminar