12 de junio de 2008

invisible

invisible me vuelve el silencio que no logro comprender...
porque hay días que necesitas atención y esos días te vuelves invisible... invisible como siempre, pero ultimamente un poco mas... mas transparente, quizás es eso, quizás es la sinceridad lo que te vuelve invisible...
o quizás sea que cuando te diste cuenta de que nadie te veía la misma conciencia te hizo un poco mas invisible cada día... porque si tu no mirás nadie te mira? eso será... un poco mas y no quedará nada... solo una conciencia confusa al no ser vista... nada mas...

6 comentarios:

  1. que yo te veo... es verdad que estoy nadando en las profundidades de mi conciencia y de mi corazón, buscando algo que plasmar en el papel, pero salgo a respirar, y entonces te veo.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. no te preocupes cielo, solo es una crisis existencial, con uno de mis bloqueos buscando un final porque tengo otra historia en la cabeza... es complicado y es una tontería... y eso hace que me replantee demasiadas cosas...
    en fin.
    que gracias por verme!
    besos

    ResponderEliminar
  3. Bueno. El post sonaba peor. Aún así, "sólo es una crisis existencial" no suena igual que "es sólo un pinchazo" o "es sólo que se me quemaron las lentejas". Pero bueno, si es "sólo" una crisis existencial me quedo más tranquilo.

    Besitos. Qué pasada tu post de hoy. No conocía a Los Piratas.

    ResponderEliminar
  4. son movidas... que tengo la cabeza en otros lados, y aunque sé de sobra que debería dejar de escribir mientras me centro, no lo puedo evitar...
    me alegra que te hayan gustado los piratas... eran un grupo genial!
    besos

    ResponderEliminar
  5. No, no eres invisible. Al menos algunos tenemos constancia de tí, y pese a que no hay cercanía física, te sabemos como compañera de viaje.
    Esta casa tuya la visito con frecuencia, y si no comento con asiduidad no creas que es por desinterés o pereza. Hay lugares donde la mejor compañía es el silencio, y aquí reconforta, acompaña o consuela. Tus textos aquí no dan lugar al comentario, si no a la contemplación, a la reflexión, a una comprensión quizá sin compasión, porque, aunque muchas veces no esté de acuerdo, me basta con compartir contigo el motivo de tu duelo y respetarlo.

    ResponderEliminar